Breaking News


sábado, 6 de abril de 2013

La #Guerra Civil: 1854-1856 En #NICARAGUA


El Tratado Byron Cole-Castellón y los Filibusteros
La guerra civil entre legitimistas y democráticos estalló en mayo de 1854 y, el 4 de junio, se instaló el gobierno Provisorio Democrático que nombró presidente a Francisco Castellón. Los rebeldes desconocieron al gobierno Legitimista de Fruto Chamorro.
Esta guerra fratricida conmocionó a Centroamérica. Durante los meses de junio y agosto, los gobiernos de Guatemala y de El Salvador intentaron lograr la paz entre los beligerantes. Sin embargo, fracasaron porque Fruto Chamorro, aferrado a su legitimidad, no admitió a Hermenegildo Zepeda como delegado del gobierno Provisorio en las negociaciones.
Al principio, los rebeldes acorralaron a los legitimistas en Granada; pero, cuando éstos se recuperaron y tomaron más fuerza, el gobierno Democrático buscó ayuda externa y, el 28 de diciembre, firmó el Tratado Byron Cole-Castellón, por el que los filibusteros vinieron a Nicaragua. Según el tratado, los extranjeros alistados en “La Falange Democrática” recibían un sueldo, comida diaria y, si sobrevivían, una porción de tierra, a cambio de ponerse a disposición del gobierno Democrático:
Tratado Byron Cole-Castellón
1º.- Los hombres habrán de alistarse para todo el tiempo que dure la guerra, bajo el título de “Falange democrática”. Ellos nombrarán los oficiales que deben mandarlos, bajo las órdenes del General en Jefe del Ejército democrático, a quien estarán enteramente subordinados; así como deben estar sujetos a todo lo de organización y a las leyes penales de la ordenanza vigente en los delitos o faltas de disciplina.
2º.- Reconocerán, respetarán y obedecerán como Director o Presidente de Nicaragua al que actualmente existe con el carácter de provisorio o el que se establezca en lo sucesivo, sea cual fuere la persona que ejerza este destino, con tal que no sea de la oligarquía granadina, contra la cual luchan los pueblos.
La venida de los filibusteros tenía un antecedente legal desde que, en 1851, el Poder Legislativo determinó:
“Autorizar al Ejecutivo para que, si fuese necesario solicite la protección armada de cualquiera de los Gobiernos de Centroamérica o de otro extraño amigo del de Nicaragua y facultarlo para introducir tropas al Estado, tropas auxiliares, y agregar a las filas a los ciudadanos norteamericanos que quieran prestar sus servicios; ofreciéndoles terrenos baldíos en el Estado” (Decreto del 26-8-1851 firmado por Alfaro).
Los filibusteros llegaron al inicio de 1855. De nuevo el gobierno salvadoreño intentó la pacificación y envió como intermediario al padre Alcaine. Pero, al igual que lo hiciera Fruto Chamorro, su sucesor José María Estrada se aferró a la consigna “Primero la muerte que ceder al principio de legalidad”  y no admitió discusión.
El ingreso de los filibusteros arreció la lucha en Nicaragua. Destacamos dos momentos: la toma del Mesón de Rivas y la de Granada. A los pocos días de la fracasada negociación de Alcaine, se incrementó la lucha y, el 29 de junio de 1855, se combatió arduamente en el Mesón de Rivas, destacando la heroicidad del maestro Emmanuel Mongalo y del zapatero Felipe Nery Fajardo. Ambos quemaron el Mesón, donde combatían varios filibusteros. Mongalo renunció a la recompensa por considerar que era un servicio a la patria. Hoy es reconocido como héroe nacional.
El 13 de octubre, Walker tomó Granada. Hubo Misa Solemne y el padre Vijil, en el sermón, pidió la paz. Walker se reunió con las autoridades y personas más influyentes en la Casa Municipal y les ofreció un entendimiento.  
Sermón del Padre Vijil
“…Walker… Sería el Enviado de la Providencia para curar heridas y reconciliar la familia nicaragüense que otros dividieron, porque ser el instrumento de la paz, lograr el fin de hostilidades tan crueles, es merecer el aprecio de esta tierra afligida por la peor de las desgracias: la guerra civil. Y entonces, cuando brille un nuevo sol, no sobre campos de muerte sino sobre tierras cultivadas, ni sobre ciudades en disputa sino en el mejor acuerdo, sosteniendo relaciones provechosas, el comercio extendido en la República, y el libre tránsito sin trabas, entonces podremos decir del General Walker que se presentó a nuestras playas en son de guerra, pero que al llegar a nosotros, movido de mejores impulsos, sintió la necesidad de cumplir nobles aspiraciones como elemento de civilización ante el caos de la guerra, trocándose de modo providencial en defensor de la tranquilidad, mediador en la disputa de los partidos, respetando la vida de los vencidos, la propiedad, la religión, la familia, como Iris de Concordia, Ángel Tutelar de la Paz y Estrella del Norte de las aspiraciones de un pueblo atribulado”.
 El Tratado Walker-Corral: 23-10-1855
La toma de Granada aumentó el poder real y moral de Walker entre los democráticos. A continuación, quiso realizar su sueño presidencialista, y procedió a eliminar los obstáculos que se lo impedían. Necesitaba anular al ejército granadino. Walker presionó al General en Jefe de las fuerzas legitimistas a firmar un tratado mediante el cual obtuvo un asombroso triunfo: el ejército de éstos prácticamente quedó anulado; su gobierno desapareció, y se firmó la paz. El Tratado Walker-Corral desmanteló los dos gobiernos y creó uno nuevo y único: el Provisorio de la República, con Patricio Rivas de presidente. Además, Walker quedó como General en Jefe del ejército de la República.
Tratado Walker-Corral
“Los Generales William Walker y Ponciano Corral… han convenido… en celebrar el tratado siguiente:
1º.- De hoy en adelante quedan suspendidas las hostilidades, y habrá paz y amistad entre las fuerzas beligerantes de uno y otro ejército.
2º.- Se nombra Presidente Provisorio de la República de Nicaragua al señor don Patricio Rivas, por el término de catorce meses…
10.-  Se dará orden por el señor General Walker a las fuerzas que atacan a Managua, que se retiren a León, reduciéndolas a ciento cincuenta hombres; y cuando lo hayan cumplido, ofrece el General Corral reducir las fuerzas de Managua al preciso número de cien hombres al mando del General Martínez; y las de Masaya al número de cincuenta hombres…
12º.- Los Gobiernos que han existido en Nicaragua durante la guerra cesarán en el acto en que cada uno de los Generales les notifique este tratado…
Artículos Adicionales
1º.- Veinte y cuatro horas después de la llegada del Presidente Provisorio de la República a esta ciudad, entrará a ella el ejército que manda el General Corral en Masaya, y unido con el que manda el señor General Walker con el Presidente y ambos Generales pasarán al templo a dar gracias al Señor de los ejércitos de la terminación de la guerra.
El señor General Walker será reconocido como General en Jefe del Ejército de la República, y nombrado por el Gobierno por un decreto. El señor General Corral entregará el mando, armamento y municiones, a menos que el Gobierno disponga lo contrario.
Reacciones al Tratado Walker-Corral
A pesar del triunfo de Walker, este tratado fue el principio del fin de los filibusteros en Nicaragua. El primero que reaccionó fue el ex presidente  legitimista quien, el 25 de octubre, llamó a los centroamericanos:
Invitación de Estrada a intervenir en Nicaragua
“Persuadido de que mientras el filibustero William Walker tenga el mando en Jefe de las fuerzas de la República, estarán seriamente comprometidas la independencia, soberanía y libertad de Nicaragua y de todo Centro América… Declaro: Que al emitir el acuerdo en virtud del cual el Sr. General en Jefe don Ponciano Corral ajustó con el expresado Walker el convenio de 23 del corriente… cedí únicamente al imperio de las circunstancias, sin tener libre voluntad para ello; y, en consecuencia, protesto…contra las dichas dos piezas, reservándome… todos los derechos que me corresponden como Representante solidario de la Nación… Y desde ahora interpelo al poderío y auxilio de los demás gobiernos de Centro América, para que sin más invitación puedan intervenir en los negocios de esta República, obrando a mano armada como en causa propia hasta la desaparición de todo poder extraño y el restablecimiento de la Potestad legítima… ”.
José María Estrada salió al exilio, de donde regresó en junio de 1856.
También Ponciano Corral reconoció su imprudencia y quiso remediarla, pidiendo ayuda a los militares hondureños Xatruch y Guardiola. Sus notas fueron interceptadas por las fuerzas de Walker y éste lo acusó de haber “conspirado con los enemigos del Estado para destruir al presente Gobierno de Nicaragua”. Fue enjuiciado, declarado traidor y condenado a muerte. Walker explicó en su libro La Guerra de Nicaragua por qué no lo perdonó:
“… había jurado solemnemente, hincado de rodillas y sobre los Santos Evangelios, cumplir y hacer cumplir el tratado del 23 de octubre y era responsable ante el mundo y especialmente para con los americanos de Nicaragua, así como ante el trono del Altísimo, de la fiel observancia de su juramento”.
Hacia la ruptura de Patricio Rivas con Walker
Walker, el 6 de junio de 1856, a través del filibustero cubano Goicouría, propuso a Jerez que le cedieran la presidencia. Cuando Jerez contestó que "La ley i la conveniencia pública se oponen á esa Presidencia", Goicouría le respondió: "Walker será el Presidente de Nicaragua, i así como en todas las Repúblicas hispanoamericanas, una espada es la que debe mandar aquí". Jerez contestó: "Ni veinte mil espadas, sólo la opinión pública".
El día 8, Goicouría reunió a "varios ciudadanos notables" e insistió en lo mismo; al día siguiente, se lo planteó al ministro Salinas, expresándole que era cosa"del mismo Walker". Salinas también se opuso: "Nosotros hemos sostenido de buena fe que ese hombre no ha querido usurpar el poder ni dominar el país, i yo interpelo a U. como cubano para que juzgue si nosotros pudiéramos apetecer una dominación exótica". Y, como Goicouría le dijera que a este país sólo Walker y los americanos lo podían hacer feliz, contestó: "Yo no comprendo que pueda haber felicidad por la fuerza, contra la ley i contra la opinión pública, i el medio que U. propone conducirá al país i á Uds. mismos á la confusión, i la historia sólo podrá calificar á Walker como imbécil". Ese mismo día, Walker visitó a Patricio Rivas "para persuadirle que debía ceder el mando". Como se opuso, el filibustero "intimó al Presidente á presencia del ministro Jerez, que al día siguiente debía abdicarle el mando, ó lo tomaría por la fuerza".
El día 10, don Patricio, presionado, anunció elecciones directas. El 11, Walker abandonó León, quedando la plaza con 200 americanos al mando de Natzmer, quien, al día siguiente, pensaba tomar prisioneros al presidente y a los ministros Jerez, Salinas y a otros. Advertidos de las pretensiones del militar, huyeron a Chinandega.
Conatos de Unidad Nacional
Durante el “exilio” chinandegano, el presidente Rivas anuló el decreto electoral  del 10 de junio.  Y el 17, en Cojutepeque, Gregorio Juárez, delegado de su gobierno, firmó dos tratados de amistad y ayuda mutua con el gobierno salvadoreño de Dueñas. Este logro luego fue decisivo para la entrada del ejército salvadoreño en la guerra contra Walker. Además, el 14 de junio, Jerez y Rivas escribieron al ex presidente José María Estrada, invitándolo a la “unión de los Legitimistas y los Democráticos”:
Carta a Estrada
Nuestro apreciado señor: Es ya indudable para este Gobierno que Walker abriga tendencias contra los intereses de Nicaragua y aún de todo Centro América. Es fuera de propósito el que nos ocupemos de calificar las causas que antes hayan inducido al error de sostener lo contrario: debemos sólo contraernos al grande objeto de la salvación de la patria, y por ello prescindir de toda cuestión pequeña, de toda disensión de familia. Tal es la resolución en que nosotros nos hallamos… La cuestión del Gobierno de Nicaragua, Usted ve que es necesario cortarla: de nuestra parte, convencidos de ser un crimen toda idea de partido en estas circunstancias, sólo apetecemos que ella se resuelva por una mira de utilidad general, y consultando, si es posible, el voto de los aliados sin demorar por eso la inmediata combinación de todas las fuerzas para el mejor éxito de las operaciones…”.
Estrada recibió la carta con alegría, pero no se logró la unión porque el ex presidente consideraba que la legitimidad estaba sólo en su partido y en su ejército. En la contestación, les propuso la unidad en torno al Partido Conservador Legitimista, donde serían muy bien recibidos y considerados en el ejército” bajo su mando.
Share This
Blogger
Facebook
Disqus

comments powered by Disqus
Subscribe
Labels
Popular Posts

Subscribe Via Email

About Us

Advertisment

Like Us

© Nicaragua Noticias All rights reserved | Designed By Seo Blogger Templates